Imagen

Post-it war, el Atardecer de una Guerra Sin Violencia

Las hostilidades se desataron en la oficina de Ubisoft (importante empresa de videojuegos), en los relucientes y acristalados ventanales de su sede en Montreuil (pequeña localidad situada en Seine Saint-Dennis dentro de la denominada Petite Couronne de Paris), replicaron beligerantemente los empleados de BNP-Paribas y poco a poco el conflicto se fue trasladando a otras zonas de París, La Défense (zona financiera y de negocios), Issy-les-Moulineaux (con una gran concentración de empresas de telecomunicación), para acabar finalmente en una batalla generalizada en la que participaron empresas de marcas tan conocidas como Coca-Cola (bueno, en realidad no fue cosa de las empresas sino de sus empleados), y a la que se unieron muchos parisinos que acabaron “ensuaciando” sus ventanas.

blog Post-it war (I)

 

La guerra se inició en julio de 2011 y todavía hoy da algún que otro coletazo,

 

blog Post-it war (II)

pocas guerras habrá habido tan inofensivas.
Post-it WAR, así se llamó a esta guerra a la que no supe abstraerme, sí, debo reconocer que el menda también lucho en ella, gracias a la dueña del Café Caracas (Cerdanyola del Vallès) quien amablemente me cedió, no sus cristales, pero sí los plásticos transparentes de su carpa para que pudiera guerrear tranquilo, ahí va una muestra a modo Time Lapse, por desgracia en Cerdanyola no cuajó y no tuve contrincantes, influyó el poco interés de los medios locales por el asunto, demostrando un poco de ceguera informativa, si diarios importantes, dispares y de todos lados del mundo, tales como Le Monde, Huffington Post, The Guardian, Financial Times… se habían hecho eco de la guerra, por qué no podían dedicar unas líneas a la movida estos pequeños medios locales?, y eso que les envié unas líneas para intentar abrir un frente local, no hubo modo. De Super-Mario a Bart Simpson, de calavera a Hello-Kitty y de calabaza de halloween a Winnie the Pooh en 2.158 fotografías que pasan ante tus ojos en 1 minuto y treinta y un segundos.


Después del paseo por la guerra pixelada de las notas, me piro pa’l Sena a ver otro de esos atardeceres de los que Clébert decía que cualquier gilipollas los ha visto, y bien bonitos que son M. Jean-Paul, cruzo por Tuileries y ahí estoy de nuevo: La hermosa Passerelle Léopold-Sédar-Senghor.

blog Passerelle Léopold-Sédar-Senghor (III)

Anuncios

Aquí puedes publicar tu opinión, gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s